Author: AlbertGibert

[vc_row css_animation="" row_type="row" use_row_as_full_screen_section="no" type="full_width" angled_section="no" text_align="left" background_image_as_pattern="without_pattern" el_class="miga" z_index=""][vc_column][vc_column_text] Inicio < Actualidad [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row css_animation="" row_type="row" use_row_as_full_screen_section="no" type="full_width" angled_section="no" text_align="left" background_image_as_pattern="without_pattern"][vc_column][vc_column_text el_class="autor"]15 MAR 2020 · Autor: Albert Gibert[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row css_animation="" row_type="row" use_row_as_full_screen_section="no" type="full_width" angled_section="no" text_align="left" background_image_as_pattern="without_pattern"][vc_column][vc_column_text]Todos hemos oído muchas veces que la curiosidad mató al gato. Para mí, ésta es una frase que sólo tiene sentido cuando nos referimos a no ser cotillas o indiscretos. La curiosidad bien entendida nunca puede perjudicarnos. ¿Cómo podemos imaginar un mundo sin los beneficios de la curiosidad? El otro día hablaba con un conocido que me decía que él prefería no ser curioso en su ámbito profesional. Me comentaba que se sentía mucho más cómodo manteniendo una actitud pragmática sobre el aprendizaje y ver la incorporación de nuevos conocimientos como un mero medio para alcanzar un fin. Es decir, que sólo está dispuesto a esforzarse por aprender algo nuevo cuando lo ve necesario para llevar a cabo alguna tarea concreta. Esta actitud es totalmente respetable. Puede ser cierto, además, que ese pragmatismo que ejercita esta persona represente una oportunidad también para sus colegas o compañeros en el ámbito profesional. Porque también puede estar bien que en un equipo de trabajo convivan este tipo de perfiles con otros con una actitud...

[vc_row css_animation="" row_type="row" use_row_as_full_screen_section="no" type="full_width" angled_section="no" text_align="left" background_image_as_pattern="without_pattern" el_class="miga" z_index=""][vc_column][vc_column_text] Inicio < Actualidad [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row css_animation="" row_type="row" use_row_as_full_screen_section="no" type="full_width" angled_section="no" text_align="left" background_image_as_pattern="without_pattern"][vc_column][vc_column_text el_class="autor"]01 MAR 2020 · Autor: Albert Gibert[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row css_animation="" row_type="row" use_row_as_full_screen_section="no" type="full_width" angled_section="no" text_align="left" background_image_as_pattern="without_pattern"][vc_column][vc_column_text]El panorama de muchas empresas está cambiando radicalmente. La forma en cómo se relacionan con sus clientes, con sus proveedores, con sus accionistas, etc. es hoy muy distinta de cómo lo era hace pocos años. En este proceso, la tecnología y las nuevas herramientas que ésta posibilita son aspectos clave que están cambiando muchos de los paradigmas empresariales dominantes hasta hoy. Sin embargo, el eje principal del que dependen todos los procesos de transformación digital son las personas, y cómo éstas van a relacionarse en un nuevo medio en cambio permanente. Para que la empresa se una a la senda de la reinvención digital, es fundamental el apoyo y la convicción del primer nivel directivo. El CEO debe ser el primero en apoyar el cambio de manera clara y contundente para que todos los directivos y líderes se sientan llamados a subirse al mismo carro de manera notoria y visible para el resto de la organización. En las primeras fases ejecutivas de la transformación, puede dudarse de si las jerarquías deben...

[vc_row css_animation="" row_type="row" use_row_as_full_screen_section="no" type="full_width" angled_section="no" text_align="left" background_image_as_pattern="without_pattern" el_class="miga" z_index=""][vc_column][vc_column_text] Inicio < Actualidad [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row css_animation="" row_type="row" use_row_as_full_screen_section="no" type="full_width" angled_section="no" text_align="left" background_image_as_pattern="without_pattern"][vc_column][vc_column_text el_class="autor"]15 FEB 2020 · Autor: Albert Gibert[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row css_animation="" row_type="row" use_row_as_full_screen_section="no" type="full_width" angled_section="no" text_align="left" background_image_as_pattern="without_pattern"][vc_column][vc_column_text]Hace unos días regresaba a casa por la noche después de impartir una sesión de formación. Era tarde y estaba cansado y decidí tomar un taxi para ganar tiempo y llegar antes a mi casa para poder descansar. Después de darle las indicaciones al taxista me puse a consultar mi correo electrónico ya que había estado desconectado desde mediodía. Cuando hacía sólo unos segundos que estaba en ello, el taxista me dijo “Disculpe, ¿le molesta esta música de fondo? ¿Prefiere estar en silencio?”  Por un momento busqué su mirada a través del retrovisor interior del vehículo para ver si realmente había escuchado esas palabras o eran fruto de mi imaginación influida por el cansancio acumulado. Cuando nuestros ojos estuvieron en contacto le agradecí su interés y le dije que estaba bien así. Era la verdad. Al cabo de unos instantes se disculpó por interrumpirme de nuevo para preguntarme si me sentía cómodo con la temperatura en el interior del vehículo. Nuevamente le agradecí su interés en mi confort....

[vc_row css_animation="" row_type="row" use_row_as_full_screen_section="no" type="full_width" angled_section="no" text_align="left" background_image_as_pattern="without_pattern" el_class="miga" z_index=""][vc_column][vc_column_text] Inicio < Actualidad [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row css_animation="" row_type="row" use_row_as_full_screen_section="no" type="full_width" angled_section="no" text_align="left" background_image_as_pattern="without_pattern"][vc_column][vc_column_text el_class="autor"]01 FEB 2020 · Autor: Albert Gibert[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row css_animation="" row_type="row" use_row_as_full_screen_section="no" type="full_width" angled_section="no" text_align="left" background_image_as_pattern="without_pattern"][vc_column][vc_column_text]Desde construcciones simples y elementales hasta gigantescas representaciones a escala de edificios o monumentos emblemáticos de grandes ciudades, como el Empire State Building o el Big Ben, el abanico de posibilidades que se abre a partir de la utilización de los ladrillos, de los famosos minifigures y de otros elementos del universo Lego resulta ilimitado. Pero más allá de lo que podemos construir desde el punto de vista recreativo, este universo permite ir mucho más lejos y servir de base para trabajar tanto en el ámbito del desarrollo personal como en los ámbitos profesional y empresarial. Esto es lo que permite la metodología Lego© Serious Play© (LSP). Esta metodología LSP empezó a gestarse hace ya más de veinte años a partir de una colaboración entre Lego y profesores de prestigiosas universidades y escuelas de negocios como el MIT (USA) y la IMD (Suiza). Durante un período de más de diez años se fue desarrollando un método que, aprovechando todos los recursos del fabricante danés, permite crear modelos en 3D...